4 pasos para deshacerte de la vergüenza y el miedo.

<

Leo Babauta, blogger y autor de libros, explica cómo liberarse de las emociones negativas que le impiden ser uno mismo.

Experimentamos estas emociones todos los días, y nos molestan.

El miedo y la vergüenza se manifiestan de diferentes maneras en la vida, como esta:

  • Estamos insatisfechos con nosotros mismos y con nuestro cuerpo, nos avergonzamos de nuestra apariencia.
  • Nos aplazamos y nos distraemos, y luego nos avergonzamos de nuestro descuido.
  • Nos olvidamos de practicar deportes, leer o comer bien y avergonzados de ello.
  • Rara vez llamamos a personas cercanas y nos avergonzamos de nuevo.
  • Tenemos miedo de lo desconocido y estamos nerviosos cuando algo no va según lo planeado.
  • Nos preocupamos, hablando al público. Debido a esto, somos peores y avergonzados de nosotros mismos.
  • Tenemos miedo de decir la verdad o hacer conversaciones francas porque tememos las consecuencias.
  • Evitamos las tareas difíciles porque tememos la incomodidad.
  • Estamos nerviosos por el próximo viaje, reunión, fiesta o proyecto, porque tememos que algo salga mal.

Piensa en cómo sería tu vida sin estos sentimientos. Imagina en qué tipo de persona te convertirías. ¿Qué harías diferente si el miedo no te detuviera? Tal vez tomaría más riesgos en los negocios, intente algo nuevo, no postergue hasta más tarde el complejo, sin preocuparse tanto por el futuro.

Si no te avergüenzas de ti mismo, tendrías más confianza, sería más fácil hablar con extraños. Vivirías la vida en el momento presente y no estarías obsesionado con las acciones pasadas. Serías más fácil tratar tus errores.

El miedo no nos permite hacer lo que queremos. La vergüenza causa insatisfacción con ellos mismos y sus vidas, nos impide ser felices.

Una vida sin miedo y vergüenza será más tranquila y segura. Aprende a dejarlos ir cuando aparezcan. Entonces ya no te controlarán.

Cómo deshacerse de ellos

Paso 1

Observe las sensaciones que aparecen cuando está asustado o avergonzado. No los evalúes, solo los observas. Recuerda que esto no es un problema, sino solo una reacción del cuerpo. No te detengas en ello. Notarás que estas emociones no son tan terribles y que no hay razón para odiarlas.

Paso 2

Trata tus sentimientos con curiosidad. ¿Cómo se ven? ¿Qué los desencadenó? Quizás estés avergonzado de ti mismo, porque no te gusta algo en ti mismo. ¿De dónde vino este descontento? Por ejemplo, te parece que debes ser perfecto en todo o que debes controlar completamente tu vida.

Paso 3

Cuando hayas identificado la causa, debilita su efecto sobre ti. ¿Piensa en los beneficios de tus cambios de imagen? ¿Hace daño? ¿Por qué apareció? ¿Quién serás sin él y la vergüenza que lo acompaña? Imagínese libre de vergüenza o miedo, contento y tranquilo. "Pruébate" este estado, como ropa nueva.

Paso 4

Ahora mira cómo vivir en este estado. ¿Te sientes más confiado, más feliz? ¿Estás satisfecho contigo mismo? Vea lo que cambia. ¿Cómo actuarás cuando la vergüenza y el miedo no te limiten?

Naturalmente, este proceso lleva tiempo. No funciona al instante. Repita estos pasos cuando se enfrente con el miedo o la vergüenza. Poco a poco, abandonas lo que te impide vivir una vida plena.

<

Entradas Populares